Selección de Idioma

Fundraising en Latinoamérica en “Fundraising Global”

Tendencias y desafíos

Sabemos que la filantropía global sigue aumentando, que muchas ONG asumen roles que tradicionalmente han sido ocupados por el gobierno, y que además los “casos de éxito” ya no se ven sólo en los países con tradición filantrópica más organizada como algunos países europeos o Estados Unidos, sino que provienen de muchísimos otros países y por eso la necesidad de reunir todo ello en un solo material.

Latinoamérica es una región muy grande y si bien en muchos países se habla el mismo idioma, no necesariamente son países parecidos.  

En el libro Norma explica, según su visión, qué países tienen similitudes y comparten características semejantes que son importantes a la hora de hacer fundraising. A su vez, entrevistó a varios colegas que están trabajando en la región para compartir sus puntos de vista y tener una visión más integrada de la región.

El capítulo está subdividido según las fuentes de financiamiento y las técnicas consecuentes. Nuevamente, a través de distintos casos queda demostrado que todas las técnicas funcionan en la región: desde el cara a cara para grandes donantes hasta el diálogo directo en la calle. Hay retornos de inversión excelentes en telemarketing, a pesar de que existe gran dificultad en la región debido a la pobre calidad de las bases de datos.

Norma relevó ejemplos de organizaciones que habiendo planificado muy bien sus campañas y destinado el presupuesto necesario fueron exitosas con su recaudación, incluso en países pequeños o donde suponían que eso no iba a pasar. La clave el éxito en la mayoría de los casos es que cada organización pueda tomarse el trabajo de ver qué es lo que le funciona, cómo mejorar lo que va haciendo y analizar más cuidadosamente qué es lo que falla en las campañas cuando éstas no funcionan como se quiere.


 

Una de las tendencias claras es que los donantes individuales vienen aumentando en la región. Si bien algunos estudios indican, por ejemplo, que en la Argentina 1 de cada 10 personas dona a una causa, es en este país donde las ONG de origen internacional como UNICEF, Greenpeace, Médicos Sin Fronteras o Cruz Roja, por ejemplo, tienen sus mayores bases de donantes individuales, mayores aún que en México o Brasil. Sumando los donantes de todas ellas más los de organizaciones nacionales activas en conseguir donantes individuales, como Fundación Sales, Obra del Padre Mario o CILSA, podemos hablar de que en la Argentina hay hoy más de 500.000 donantes.   

Es decir más de medio millón de personas que todos los meses contribuyen a través de su tarjeta de crédito o débito a una causa. Aún falta mucho por crecer, pero ya es número considerable.

Pero en la región también existen casos de organizaciones religiosas que llegan a más  de 600.000 donantes individuales (Hogar de Cristo en Chile), y algunas incluso a más de un millón (por ej., Cancaonova y Comunidade Catolica Sagrada Familia en Brasil).

En síntesis, Norma afirma que, en Latinoamérica y en nuestro país, la filantropía sigue creciendo día a día y se han vencido muchísimos prejuicios. Si analizamos todas las fuentes de financiamiento de las ONG, desde la venta de servicios hasta donantes individuales, empresas o fundaciones, se puede observar que en casi todos los países las donaciones han aumentado. Es también creciente el número de ONG presentes en la región, y eso ha ido de la mano de los procesos de vuelta a la democracia de muchos de nuestros países en las últimas décadas. Entonces, de a poco el sector se está volviendo más profesional y lo mismo sucede con el fundraising, donde también hay más competencia.

Uno de los desafíos más importantes en todos los países es encontrar las personas que puedan llevar adelante buenas estrategias de recaudación de fondos en las ONG, y por eso el rol de las asociaciones profesionales, como AEDROS en Argentina, ABCR en Brasil o AFP en México, es fundamental para que las ONG puedan ser más sustentables y así llevar adelante la misión para las que fueron creadas.

Tal vez el último aspecto a remarcar es la gran creatividad e innovación presentes en muchas de las campañas. Siendo nuestra región una de las más nuevas en fundraising profesional, donde casi no había una tradición ni libros de fundraising a seguir, las ONG y sus profesionales han sido muy creativos y han podido escribir el libro propio.